Derrepente me quedé ciego

Derrepente me quedé ciego


Y también se me quedó la mente en blanco cuando mi vecino manifestó, de manera muy alegre, su felicidad por el encarcelamiento de políticos, que fueron elegidos en unas urnas. No tomaron ningún poder ni ninguna decisión por la fuerza.

¿Se saltaron la ley vigente? Sí. ¿Para qué fin? Para convocar un referéndum y así la gente pueda expresarse. ¿No se suele decir que a problemas políticos propón soluciones políticas? 

Me quedé ciego y blanco sí, pero sobre todo me invadió una tristeza inesperada e inequívoca:  Hacer que ingresen en prisión consellers de la Generalitat de Catalunya, o de dónde sean, no hace más que alimentar el odio y la violencia en una sociedad ya de por sí muy dividida. 

¿Se quiere dar importancia a buscar soluciones políticas que beneficien a todos?

No sólo un estado de derecho debe hacer cumplir la ley, también debe escuchar, dialogar y pactar. Lo que comúnmente conocemos como hacer política. 


¿Dónde estoy?

Puede que me haya perdido en alguna parte recóndita de este laberinto sinuoso, interminable, malévolo, etc… y ahora encarcelar a políticos suponga entablar negociaciones. Igual sí e igual no sólo se me queda la mente en blanco ni me vuelvo ciego, también empiezo a sentir graves síntomas de sordera.

El problema del independentismo

¿Elecciones autonómicas anticipadas? ¿De verdad creen que esta convocatoria va a solucionar la lucha interminable entre Catalunya y el estado español?

Nos ven, ¿De verdad nos escuchan? y dicen que lo hacen para defender nuestras libertades, derechos e instituciones democráticas. «Lo hacemos para garantizar la sobiranía nacional y nuestro estado de derecho.» 

Se vanaglorian aquellos cuyo partido, se ha acreditado la existencia de una contabilidad paralela. ¿En serio? Pasen y vean, aunque aviso para navegantes: La mente se puede volver …

Érase una vez una caja b …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *